Medtech

Vitalograph: aceleración de los procesos de ensayo clínico de fármacos a través de la innovación

marzo 12 2018 No Comments

Vitalograph, una empresa irlandesa del sector de las tecnologías médicas, ha desarrollado un exclusivo dispositivo de control de la tos con el que las empresas farmacéuticas consiguen obtener con mayor prontitud resultados más precisos en los procesos de ensayo clínico de fármacos.

 

Las pruebas realizadas por un organismo independiente al VitaloJAK, un dispositivo de control de la tos desarrollado por la empresa irlandesa Vitalograph y utilizado en un ensayo clínico por uno de sus principales clientes farmacéuticos, mostraron una precisión del 99,9 %. Esta cifra es significativamente superior a la media que se obtiene en los ensayos clínicos de fármacos para el tratamiento de los sistemas cardiovascular y respiratorio.

Desde su lanzamiento en 2012, el VitaloJAK se ha utilizado en seis ensayos clínicos de fármacos, de los cuales cinco estuvieron encargados por la empresa de biotecnología Afferent Pharmaceuticals, recientemente adquirida por la gigante farmacéutica Merck & Co. Dichos ensayos se han llevado a cabo en cientos de sujetos y han implicado la realización de miles de pruebas.

Clinical Drug Trials - Vitalograph

Un artículo publicado en la revista Nature resaltaba la importancia que había tenido el VitaloJAK en uno de los ensayos clínicos encargados por Afferent. Según Maria Belvisi, profesora de farmacología respiratoria en el Imperial College de Londres, antes de la aparición de este dispositivo no existía ningún sistema de medición objetiva de la tos, por lo que los estudios estaban «fundamentados en gran medida por un efecto placebo».

El lanzamiento del VitaloJAK coincidió, según Frank Keane, director general de Vitalograph, con una fuerte demanda de soluciones de este tipo. «La tos es el síntoma que se observa con más frecuencia en las consultas médicas. Las empresas farmacéuticas tienen la necesidad de conocer la eficacia de sus tratamientos, además de ser capaces de contar el número de veces que un paciente tose durante un periodo de tiempo determinado», explica Frank Keane.

«Este es un sector muy específico y de rápido crecimiento, y nosotros somos los únicos capaces de ofrecer el producto a escala mundial».

Antes, las empresas farmacológicas debían hospitalizar a los pacientes, grabarles durante 24 horas y hacer que alguien contase las veces que tosían. Una semana se tardaba en procesar una jornada de análisis. Vitalograph es capaz de realizar el proceso de registro de 24 horas en solo una hora.

El hecho de que el VitaloJAK ofrezca resultados más precisos en mucho menos tiempo durante los ensayos clínicos implica que las empresas farmacéuticas puedan acelerar el lanzamiento de sus productos al mercado.

Durante los 12 años de presencia de Vitalograph en el mercado de los procesos de ensayo clínico de fármacos, la empresa ha suministrado tanto equipos como servicios a 150 estudios, el más importante de los cuales involucró a 7000 sujetos de 42 países.

Aparte del VitaloJAK, los instrumentos que Vitalograph proporciona para los ensayos clínicos son principalmente electrocardiógrafos y aquellos necesarios para la realización de pruebas de espirometría. Entre los servicios que ofrece se incluyen formación para el conocimiento y manejo de los equipos, asistencia técnica y análisis de datos.

Vitalograph ha colaborado con un gran número de importantes empresas farmacéuticas con las que ha llevado a cabo el desarrollo de fármacos destinados al tratamiento del asma, la fibrosis cística, la distrofia muscular y la diabetes.

«Los datos que se utilizan en los ensayos clínicos deben resultar inapelables y definitivos. En este sentido se ha conseguido una mayor rigurosidad, que es la consigna con la que trabajamos en todo momento», afirma Keane.

Vitalograph - Clinical Drug Trials

Vitalograph fue fundada en Inglaterra en el año 1963 por Dietmar Garbe, creador también del Vitalograph, un espirómetro de oficina diseñado para controlar la función pulmonar.

Con sede actualmente en Ennis, en el condado de Clare, la empresa tiene establecidas sus instalaciones de producción en Irlanda desde 1974. Ocho años más tarde trasladó también a Irlanda sus departamentos de investigación y desarrollo. Cuenta además con una plantilla de 16 trabajadores en Alemania, donde en la década de los 70 fue la primera empresa en introducir en las consultas médicas los instrumentos necesarios para la realización de pruebas de espirometría. Al mismo tiempo, la empresa tiene también presencia en Estados Unidos, el Reino Unido, Hong Kong y Japón.

Vitalograph es uno de los numerosos proveedores irlandeses que, mediante el desarrollo de dispositivos avanzados capaces de acelerar y mejorar los resultados, satisface las demandas del sector sanitario en cuanto a innovación.

 

Si desea conocer más casos como este, visite el blog de Irish Advantage y suscríbase a la newsletter de Enterprise Ireland.

ENCUENTRE SU SOCIO IRLANDÉS

CONTACTE CON UN ASESOR