Construcción de alta tecnología Noticias

Prácticas recomendadas en los proyectos de construcción de centros de datos

Las prácticas recomendadas en la gestión de la construcción de centros de datos se resumen en facilitar el proceso y permitir que se establezcan las relaciones con las que mejor se consigan los resultados previstos. Los estudios realizados a los clientes como parte de este proyecto estuvieron centrados en la logística y en el proceso de construcción de un centro de datos, e indicaron que los proyectos considerados de éxito comparten una serie de características:

  • Potencial: el papel que desempeñan las partes de un proyecto, así como la contribución que realizan a este, radican en sus conocimientos y potencial, aspectos que mejoran a lo largo del proceso.
  • Flexibilidad: el proceso tiene la capacidad de adaptarse a los cambios que se produzcan tanto si son originados por el cliente como si se originan dentro (por ejemplo a partir de revisiones, comprobaciones o sistemas de mejora de la calidad) o fuera de él (problemas financieros, de conformidad, etc.).
  • Integración y control del proceso: se garantiza que la logística del proceso está orientada a la consecución de los resultados establecidos de manera eficiente, puntual y dentro del presupuesto acordado.
  • Validación y mejora de la calidad, de forma que los conocimientos y recursos utilizados en el proyecto pueden utilizarse para mejorar los resultados.

Potencial

El potencial de la empresa encargada del proyecto actúa como punto de inicio para la logística del proceso de construcción. Las empresas variarán de manera considerable de unas a otras en su experiencia y conocimientos en el diseño, en la gestión de proyectos y en las operaciones relacionadas con los centros de datos, por lo que deberán adaptar su función basándose en esto y, cuando sea necesario, confiar en expertos externos. Si no desean implicarse en gran medida en los procesos de diseño o construcción, tal vez sea recomendable la adquisición de los bienes que tenga disponibles un promotor, la compra de forma modular o una sociedad SOCIMI.

En el modelo de construcción de diseño tradicional (licitación), la responsabilidad recae sobre el cliente a la hora de gestionar el proceso e integrar e involucrar a los participantes en él, así como lidiar con las posibles variaciones y modificaciones que puedan darse durante las diferentes fases. El número de problemas y complejidades que surgen podría verse reducido con la intervención de menos contratistas en el proceso y el desarrollo de una mejor relación de la que se suele establecer en el modelo cliente/proveedor. Sin embargo, esto puede hacer que el cliente se vea más presionado para supervisar y validar el proceso.

En la investigación se informó que la gestión interna genera problemas con los subcontratistas, especialmente cuando no existe una relación de trabajo previa, cuando surgen problemas logísticos y cuando existe la necesidad de trabajar y validar los enfoques de forma independiente antes de la puesta en servicio. Esto explica el elevado uso de empresas y profesionales especializados en la gestión de proyectos en toda la actividad de construcción, ya que el gestor de proyectos es visto como un punto clave de intersección entre la estrategia que impulsa la construcción y el propio proceso de construcción.

Flexibilidad

Muy pocos proyectos de construcción de centros de datos pasan del diseño a la puesta en marcha sin sufrir alguna modificación provocada por cambios de las necesidades del cliente, cambios en los requisitos legales o de cumplimiento jurídico, problemas o cuestiones financieras o de costes o modificaciones realizadas al tomar forma el proyecto o ponerse a prueba elementos de este. Existe un consenso entre los investigadores basado en el hecho de que los proyectos que no se construyen en escenarios alternativos o imprevistos son más propensos a sufrir trastornos importantes a causa de sobrecostes y superación del tiempo acordado, cosa que compromete la capacidad de trabajo, además de retrasar el retorno de la inversión. La necesidad de flexibilidad también es una razón importante a la hora de tener en cuenta los métodos de construcción modular.

Se considera que la naturaleza de las redes o cadenas permite una mayor flexibilidad, sobre todo entre los subcontratistas, de modo que si hay un problema con un elemento particular de construcción o equipamiento, es posible encontrar un reemplazo. Al mismo tiempo, también se asocia con las competencias y la experiencia especializada en la construcción de centros de datos, de forma que los conocimientos adquiridos en proyectos anteriores se pueden aplicar a situaciones imprevistas en la construcción actual.

Integración y control del proceso

 La integración, junto con la validación, representa las dos caras de una misma moneda. A medida que los proyectos se vuelven más complejos e involucran a un mayor número de personas y empresas, la integración gana en importancia y exigencia, si bien el mayor número de partes involucradas permite además más opciones de revisión del proceso, así como la generación de sugerencias de mejora.

La integración se describe en términos casi «sinfónicos» como la coordinación de diferentes habilidades y funciones hacia un objetivo de construcción compartido. Una vez más se identifican varios aspectos que funcionan y otros que no.

Una de las claves para conseguir una buena integración es involucrar a todos los contratistas y proveedores relevantes con toda la información que necesitan saber. Esto no significa que todos los subcontratistas necesiten contar con todos los detalles de la estrategia comercial que hay detrás de la construcción, sino que el personal importante conoce y comprende el pensamiento generalizado reinante en el proyecto. Este uso compartido permite que el potencial tenga una mayor validación y mejores resultados, así como evitar que el proyecto entre en bucle cuando es necesario tratar los mismos problemas una y otra vez. Por el contrario, la integración solo funciona si el cliente se mantiene al tanto de todas las decisiones tomadas que tengan consecuencia en el resultado final, y, por supuesto, de cualquiera que suponga una variación de lo acordado inicialmente.

En parte como consecuencia del aumento de las competencias que ofrecen los principales proveedores internacionales, y con fines de normalización, modularidad y convergencia, se tiende a contar con un único proveedor, el cual se encarga de todos los elementos necesarios, incluidos cerramientos, protección y distribución de la energía, refrigeración, cableado y supervisión, en lugar de recurrir a diferentes proveedores especializados. Uno de los fines de esto es también conseguir mayor eficacia en el proceso de mantenimiento del centro de datos.

En el caso de que se den problemas, la integración efectiva es de suma importancia, pues permite localizar fácilmente el origen del problema y determinar medidas correctivas para ponerle solución.

Validación y mejora de la calidad

El proceso de validación debe formar parte de un sistema de control de calidad más amplio y acordado a lo largo del proyecto. Si bien el objetivo de la validación sería la puesta a punto de la construcción, también puede abarcar la revisión de las decisiones sobre equipos, subcontratistas y condiciones de trabajo, además de garantizar que se mantengan los intereses del cliente.

La validación implicará la participación de especialistas en todo el proceso: trabajo estructural o de obra, calefacción, ventilación y aire acondicionado (climatización), distribución de la energía, equipamiento de equipos e infraestructura y prueba de componentes para calibrar su eficacia o resistencia antes de su puesta en marcha. En situaciones específicas serán necesarios más especialistas, como por ejemplo en casos en los que se requiera una mayor conectividad o los servicios públicos o el gobierno establezcan requisitos concretos. Otro de las competencias necesarias es la capacidad de realizar modificaciones en las construcciones ya existentes. Si bien muchos de los principales centros de datos son proyectos de construcción en verde, la mayoría de los centros de datos, sobre todo los empresariales, se sitúan en edificios compartidos con otras corporaciones.

Como ocurre en cualquier empresa comercial, es importante establecer desde el principio la metodología de validación y el control de calidad, así como comunicarlo a todas las partes. Del mismo modo que con el diseño se obtendrá el prototipo para la construcción final, el modelo de calidad proporcionará el modelo de proceso que debe seguirse a fin de conseguirlo.

 

Consulte GRATIS nuestro informe para conocer las cinco tendencias más importantes que afectan al diseño y la construcción de centros de datos en el futuro.

DESCARGUE EL INFORME

CONTACTE CON UN ASESOR