Combi-Ventilate
Pictured at the launch of the Combilift-Ventilate are Antonio Patacho, Combilift Engineer, Martin McVicar, Co-Founder & CEO, Combilift, Dr Michael Power, Irish Health Service, & Christopher Carragher, Combilift
Medtech Noticias

De la manipulación de materiales a salvar vidas

Combilift se encarga del trabajo pesado en los intentos por paliar la escasez de respiradores en todo el mundo

La empresa de ingeniería irlandesa Combilift ha impulsado sus capacidades innovadoras, que la convierten en líder mundial de carretillas elevadoras, para tratar de solucionar el problema de la escasez mundial de respiradores y luchar así contra la COVID-19.

La empresa, que se fundó en 1998, revolucionó los métodos que utilizaban las empresas para manipular y almacenar materiales y se especializó en soluciones adaptadas a situaciones complejas, como cargas de gran longitud o irregulares, o a lugares con espacio limitado.

Durante un periodo de autoaislamiento, el consejero delegado de la empresa y cofundador de la misma, Martin McVicar, tomó la decisión de aplicar las mismas ideas originales a uno de los retos más complicados que ha planteado la pandemia de la COVID-19.

«Estuve en Estados Unidos en las primeras fases del estallido de la pandemia y no tuve más remedio al volver a casa que hacer una cuarentena de 14 días», explica.

Durante ese periodo de aislamiento, observó en los informativos la batalla a la que tenían que enfrentarse los médicos y las decisiones terribles que debían tomar a la hora de elegir a los pacientes con COVID-19 que podían tener acceso a un respirador.

«Decidí deliberadamente que tenía que hacer algo para ayudar», afirma McVicar.

Después de superar el periodo de cuarentena, se puso en contacto con un hospital de Cavan para ofrecer los servicios de Combilift y poner en marcha una solución.

El 25 de marzo de 2020, él y otros tres compañeros de Combilift se reunieron con un grupo de expertos en equipos médicos del Health Services Executive, la agencia irlandesa de salud pública.

Según explica, se les facilitó un respirador para que el equipo pudiese estudiar su funcionamiento y la importancia que tiene como arma fundamental en la lucha contra la COVID-19.

Irlanda es uno de los principales centros mundiales del sector de los equipos médicos y el país fabrica la mitad de los respiradores que se pueden encontrar en los hospitales de todo el mundo. No obstante, el aumento a nivel mundial de la demanda ha puesto bajo presión a las cadenas de suministro tradicionales.

«Me di cuenta de que no había que inventar nada nuevo en relación con los respiradores, ya que un respirador genera oxígeno suficiente y un flujo de aire que permite ayudar a varios pacientes. En cambio, ¿por qué no crear un accesorio para dividir el flujo y supervisarlo de forma individual?», comenta McVicar.

Según se ha informado, han sido muchos los médicos desesperados que «en el campo de batalla» se han visto obligados a dividir los respiradores, si bien los resultados no eran del todo ideales y, entre otros problemas, se observaba una ausencia de monitorización de la ventilación individual de cada paciente.

En cinco semanas, el equipo de Combilift creó el Combi-Ventilate, un dispositivo separador que convierte un respirador en varias estaciones respiradoras.

El equipo permite obtener un nivel de atención de los pacientes mucho mayor que los intentos previos de respiradores divididos, además de ofrecer a los médicos una fiabilidad superior.

Las pruebas en laboratorio estuvieron supervisadas por el profesor Gerard Curley, profesor de anestesia y cuidados intensivos del Real Colegio de Cirujanos de Irlanda y especialista en anestesia y cuidados intensivos en el hospital Beaumont de Dublín.

El equipo se creó en colaboración con el HSE (Health Service Executive), bajo la dirección del doctor Michael Power, responsable del programa de cuidados intensivos del HSE.

En su anterior trayectoria como especialista de cuidados intensivos, el doctor Power afirma que el tema que más le preocupaba era no tener suficientes respiradores.

El Combi-Ventilate será de gran ayuda en los sistemas sanitarios que se encuentran desabastecidos. «Así no tendremos que enfrentarnos a ese horrible dilema médico que plantea “el último respirador”, esa situación en la que un paciente no puede tener acceso a un respirador porque solo queda uno», asegura.

El sistema Combi-Ventilate utiliza conductos y adaptadores estándar para que sea fácil de montar. Los filtros individuales de paciente evitan que se produzca una contaminación cruzada. Entre el resto de funciones destacan las válvulas antirretorno, los filtros HEPA, los sensores de flujo y la válvula de control de flujo automático.

Cada paciente cuenta con una pantalla digital personal que permite a los profesionales sanitarios supervisar de forma individual información vital. Esta información incluye datos sobre constantes vitales, historial del paciente, estadísticas y ajustes de alarma regulables. Cualquier alteración detectada por el sistema activa únicamente una alarma correspondiente a un paciente específico.

El Combi-Ventilate también cuenta con válvulas de control de flujo que se ajustan automáticamente y que permiten a los profesionales sanitarios controlar el volumen de ventilación pulmonar de cada paciente de forma electrónica, sin tener que realizar ajustes manuales.

Según afirma el doctor Power: «el Combi-Ventilate es seguro y fiable. Es una solución diseñada para administrar un volumen de aire adecuado para cada paciente de forma segura y fiable».

Combilift tiene su sede en Monaghan, cuenta con una plantilla de 700 personas y vende sus productos en 85 países. A pesar de ser una empresa especializada en equipos de manipulación de materiales, también se encarga de analizar problemas que surgen para encontrar soluciones eficaces.

«Nuestra actividad principal no consiste en fabricar equipos médicos. Por eso, a la hora de desarrollar estos equipos, tenemos en cuenta la información facilitada por nuestros clientes para perfeccionar y mejorar el producto. Gracias a haber colaborado con el HSE, hemos conseguido llegar al punto en el que nos encontramos hoy en día», asegura McVicar.

Los respiradores son muy complejos y difíciles de fabricar. «No es fácil conseguir soluciones fiables y seguras y muchas empresas están intentando llevar a cabo tareas que no han realizado antes. En cambio, nosotros decidimos ofrecer una solución que pueda funcionar con las marcas de respiradores que ya existen y cuya eficacia se ha probado desde hace muchos años. Por este motivo, hemos creado un sistema de división automatizado fiable y seguro».

El sistema Combi-Ventilate se está fabricando sin ánimo de lucro y tendrá beneficios concretos para los sistemas sanitarios de los países en desarrollo.

«Se trata de un sistema diseñado para su uso como accesorio con cualquier marca de respirador. Cuesta menos que un respirador normal y puede instalarse fácilmente en cualquier unidad de cuidados intensivos. Es una actividad que realizamos sin ánimo de lucro y que esperamos que sirva para abrir nuevas oportunidades para Combilift en el sector de los equipos médicos en el futuro», confirma McVicar.

Según ha asegurado Julie Sinnamon, consejera delegada de Enterprise Ireland, la agencia irlandesa de comercio e innovación, este equipo que salva vidas es solo una de las últimas innovaciones que han surgido en Irlanda en las últimas semanas y cuyo objetivo es luchar contra la pandemia.

«Las empresas irlandesas están apostando por la innovación como respuesta frente a la pandemia de la COVID-19 y nos alegra ver cómo Combilift, una empresa que siempre se ha situado en primera línea de innovación en el sector de las carretillas y la manipulación de materiales, utiliza su experiencia para crear el Combi-Ventilate, un sistema que responde a la demanda urgente de respiradores a nivel mundial», declara.

Related Articles

Medtech
Apr 21, 2020

La empresa irlandesa de equipos de administración de fármacos en aerosol crece ante la demanda mundial para hacer frente a la COVID-19

Medtech

Aerogen, la startup que desarrolla la tecnología que reduce el tiempo de recuperación de pacientes con enfermedades respiratorias

Medtech

Novaerus utiliza el poder del plasma para mejorar la calidad del aire y el estado de los pacientes